Bienvenidos a mi blog

miércoles, 25 de abril de 2018

La vida es una partida misteriosa (Africanus) (Crónica de mis 100km en China/ I Parte)

Corría el mes de marzo. Estába deleitándome con unas imágenes de mi apreciado Carlos Ultrarun, en Facebook, cuando una de ellas, bellísima, me traspasó. Hice un comentario sobre la foto, de esos que permite la red social , sólo con una onomatopeya: "ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh". No me salían las palabras para explicar, lo que me provocaba esa imágen, y que fuera el reflejo de una carrera de ultradistancias. Pero Carlos, tal vez, supo apreciar ese decir mío, y en minutos tenía su mensaje privado, invitándome a correr por esos lugares. Se trataba de un ultramaratón de 100 km, nada más ni nada menos que en China. Estábamos a poco más de un mes de la fecha de la competencia. Todo se me vino a la mente: el entrenamiento, China, Guilín,  el viaje, cuantos días, el dinero, el trabajo, Tasha, y mil cosas mas que pronosticaban más, un seguir mirando fotos, que un desafío a más de 18.000km de casa.



Hay cosas que no se pueden explicar. Creo que así, son las cosas de Dios. De todas maneras trataré de hacerlo lo mejor posible. El asunto es que con la fuerza y el cariño de muchas personas, en poco menos de dos semanas todo se dió vuelta, y tenía más posibilidades de plantarme en la línea de largada de China Ultra100km, que de seguir mirando imágenes en mi computadora. Y todo eso que me llevaba siempre, mas de medio año, gestionar, para concretar un desafío, se resolvió a los pocos días. La dirección de mis entrenamientos las ajustó con inteligencia y pasión, mi profe Julián Etchegaray, y con el Norte claro: China Ultra100km. Guilín. La rifa solidaria comandada por mi bello Grupo de Entrenamiento: El Grupo de Segu, y quienes sin conocerme o sí, colaboraron comprándola. El apoyo contundente del Municipio de Olavarría. La mano tendida de la Familia Vazzano y la Familia De La Quintana. Mi brillante Natalia Almada, que me inspira y me arenga a dilucidar mi vida, para abrirme a los días sin temor y con coraje. ProRun, leal e inalterable lazo a través de los años. Sergio Siadore, un gran amigo mío y de todos mis desafíos. NOAF completando  todo mi armamento para la batalla, como siempre, como cada vez que voy a una de ellas. Mi amigo El Negro, (el tutor) que cuidó fielmente de mi amada Tasha. Luiz que entre otras cosas me enseñó a usar el metro en Hong Kong con eficiencia. Adrián...Adrián que tiene un párrafo aparte. Mis hijos, que crearon puentes de amor con sus palabras, con sus abrazos, con sus besos, con sus risas y que estuvieron conmigo metro a metro, batallando esos 100km. Todos esos gestos iban provocándome más amor y más confianza a lo que para mí, era volver a correr, volver a plantarme en una línea de largada después de cuatro años larguísimos.



Fueron días de recibir mucha ayuda, mucha comprensión, muchas esperanzas. Fueron días que jamás voy a olvidar. Fueron días que me dejaron una enseñanza cabal: Hay que hacer las cosas que uno quiere con fe. Hay que hacer las cosas que uno quiere con alegría. Pero por sobre todas las cosas hay que ser agradecido y actuar en consecuencia. O sea hay que dar. Hay que ser parte del mundo que se erige solidario. No hay que romper esa cadena, hay que alimentarla. Hay que sumarse. Van a ver cómo, a lo largo de la crónica, que todo lo que me sucedió pertenece, y hoy está dedicado a esa parte del mundo.

Cuando estaba en la cola en la Embajada de China, para hacer la visa, con todos los papeles que me pedían, me armé de paciencia. La cola era larguísima. Iba a llevar un tiempo ahi. En un movimiento, miro sobre mi hombro y observo a un señor que como yo, tenía un folio con toda la documentación, y que dejaba ver el formulario que teníamos que llevar completado, con su foto pegada. Me dí cuenta, entonces, que yo no había pegado la foto y le digo preocupada: "No pegué la foto!!!" Y con voz muy tranquila me contesta: "No te hagas problema, adentro hay para pegar. Vengo siempre. Viajo seguido" ...y fue así que entablamos una cálida conversación  que ni yo iba a imaginar donde iba a terminar. Fue mas o menos asi:

Yo: Viajás seguido a China?
Adrián: Vivo allá!
Yo: Ahhhhhhhhh! Asique vivís en China? Hace mucho?
Adrián: Un par de años (creo que me dijo). Vivo en Guilín.
Mi cara se transformó. Ustedes mientras leen, sabrán imaginarme. Todo mi ser se transformó, y entonces arremetí con más preguntas. No podía ser una broma.
Yo: Guilín????? Pero si yo viajo para allá!!!
Adrián: Pero mirá que bueno! Es la primera vez? A qué vas a Guilín?
Yo: Si, es la primera vez que viajo a China y voy a Guilín a correr.
Adrian: Hay alguna competencia?
Yo: Si, voy a correr 100km
Adrian: (asombrado) Qué bien! Bueno, éste encuentro es de Dios, Susana, me dijo. Si hubieras estado dos lugares más adelante, o adentro de la Embajada, no nos hubiéramos cruzado. Ahora tenés un amigo en Guilín, y todo lo que necesites y pueda ayudar, contá conmigo.

Y así fue. Adrián fue un amigo argentino en Guilín, que estuvo cada vez que lo necesité...China es inmensa. Y a mí me sucedió cuando más lo necesitaba, que detrás mío, sin saberlo, tenía un amigo que estaba radicado, en una de las miles de ciudades chinas, pero justo en el mismo punto donde iba a correr.
No sé si a ustedes les pasó de tener que ir a un país, con una cultura tan extraña como sorprendente, donde sospechás que vas a estar perdido y confundido la mayor cantidad de días que salgas a vivir, y en el camino, de la nada ( o no), se te aparece otro argentino, que alimenta esa cadena solidaria de favores sin esperar nada a cambio. Es de Dios.



Me fui tan plena de esa Embajada, con tan buena energía, que cuando terminé de hacer la visa, me fui a comprar un conjunto deportivo, a una tienda en el centro, y entré en un sorteo de ropa que promocionaba el negocio, y me gané el premio!!! Ese mismo día! Es de Dios.

Volví a Olavarría. Cerramos mi entrenamiento en Sierras Bayas con cuatro ultrafondos maravillosos, uno atrás del otro. Coincidiendo con Semana Santa, corrí toda la santa semana. Pasando en uno de ellos por Colonia San Miguel, y haciendo una parada técnica en la hermosa Casa de Piedra, y recibiendo todo el cariño y bebida fresca que necesitaba, de Alejandro y Andrea. No voy a olvidar ese día. La felicidad me embargaba, como el aire que respiraba y bajaba cada día de las sierras con una sonrisa que no se me salía ni para dormir..



Llegó el día de partir. Llegué a Buenos Aires el día 6 de abril. Corrí por Puerto Madero, como para bajar lo que no pude bajar ni siquiera al día de hoy: el nivel de adrenalina. Me tocaba la piel, y sentía el mapa de las venas de todo mi cuerpo. Fuerte. Me sentía muy fuerte. Fuerte de convicciones. Fuerte de felíz. Fuerte de querida. Fuerte de paz. Fuerte. Cada uno sabe con quien va por la vida. Yo tengo fe que Dios me guía.. Me preguntaban como me animaba a irme sola tan lejos, a un país que vive tan distinto, con un idioma incomprensible. Me preguntaba porqué no corría 100km en Argentina. Y si decía que Dios me estaba llevando de su mano, cuantos me hubieran creído? Porque la fuerza con la que se abrían los caminos, no era por casualidad. Yo lo sé. Lo sé porque conozco mi historia y porque reconozco mis huellas. Recuerdo cuando desembarqué en Olavarría hace casi un poco más de dos años, pero más recuerdo cómo desembarqué. Y todo lo que le pedí a Dios entonces. Y todo lo que me cuidó y me cuida...(continuará...)


Lo que puede hacerse o no puede hacerse, depende de cómo se piensa. Si algo no puede hacerse, no hay que dejar de hacerlo, sino cambiar de forma de pensar. La legión perdida.


viernes, 29 de diciembre de 2017

TENEMOS QUE SER FUERTES !

Voy a parafrasear a Don Quijote para comenzar mi nueva entrada: "el año que es abundante de poesia, suele serlo de hambre". Me impresiona este pensamiento.

De una manera atrevida, acoto y digo: el año que es abundante en el arte todo, y en el deporte todo, suele serlo de hambre. Es cuando más queremos ser fuertes. Tenemos que ser fuertes, lo que nos deja muy lejos del engañoso "estar fuertes". Por lo menos en mi concepto.



No es lo mismo que pase por delante de nuestros ojos, un hombre agraciado, o una mujer despanpanante, ilustrando asi el concepto de "estar fuerte"  para que usted me entienda, y en un lenguaje tremendamente vulgar, a que pase por delante nuestro, un hombre o una mujer fuerte.



En estos tiempos ser fuertes es un desafío obligatorio, y estar fuertes es una ilusión que nos venden ciertos mercenarios para malvivir de los espejismos.

Para los que estamos decididos a enfrentar una época que intenta despojarnos de la esperanza, de los sueños, de los pensamientos propios, y de los valores fundamentales, de las acciones solidarias, y comprometidas es urgente ser fuertes.



En mi caso, el deporte me ha preparado y me prepara para ser fuerte  y más en estos días que corren, no caer vencida en este mar de calamidades. Estar fuerte es el culto al cuerpo pero ser fuerte es otra cosa:  un cuerpo y una mente saludables. Ser fuerte es ser valiente. Siendo fuerte uno ama hasta la médula, la vida toda, los ideales, al otro, y a uno mismo.



Hoy conseguí superarme en concentración, equilibrio, paciencia, y fuerza, desafiando mi ultima marca en plancha frontal con variantes. Logré sostenerme una hora en esa posición despues de casi seis meses de entrenamiento. Y no lo cuento como hazaña, sino como avisando a los criminales de estos tiempos, que me estoy preparando para que no puedan derrotarme, quedándose con mis esperanzas y mis anhelos mas preciados. De ninguna de las formas posibles quiero que me sometan. Porque ser fuerte es el camino para ser libre.


Aquí el vídeo completo. La hora conquistada. Y mi agradecimiento a Julian Etchegaray, mi profe, y a su equipo por preparar lo necesario para que pueda lograrlo. El aliento y las fotos, agradecida a mi amiga Cris.



 

domingo, 3 de diciembre de 2017

"La vida consiste en arder en preguntas" Antonin Artaud

Se acuerdan?

Por las circunstancias 
nacionales, se reprograma 
la Unión de Los Pueblos 
para el 10 de diciembre


Eh? Esa fué mi primer pregunta

qué sucedió? Esta fue mi segunda pregunta

A cuáles circunstancias nacionales se refieren? Y ésta, mi tercer pregunta

Tengo hoy la certeza, el día exacto en qué comienza el duelo nacional por los 44 tripulantes del Ara San Juan (y aunque mantenga mi fe en que se encuentran con vida y que los van a encontrar). Hoy. Hoy, domingo 3 de diciembre de 2017, no el 23 de noviembre pasado, comienza el duelo. Así, lo dijo el Presidente Mauricio Macri hace dos días. No antes. Entonces sigo preguntando:

Porqué nos mintieron? 
El CAVO a través de la voz de Patricia Herr nos mintió sobre un duelo nacional sin muertos ante los hechos complicadísimos por los que atravesaba el submarino San Juan, y cuando se estaba en medio de todos los preparativos para el rescate de los 44 tripulantes con vida, siendo este momento la esperanza de todos los argentinos y mucho más de sus familias. También responsabilizó al gobierno municipal de acatar las ordenes nunca dadas por el gobierno nacional. Y también responsabilizó al gobierno municipal de falta de apoyo para realizar el evento deportivo que estaba enmarcado en los actos.
Tengo la certeza que el gobierno municipal "suspendió" los actos conmemorativos del Aniversario de la Ciudad de Olavarría. También tengo la certeza que el gobierno municipal no le cortó las piernas al CAVO para realizar la prueba Unión de Los Pueblos. Tengo la certeza que el CAVO miente a través de los años. Pero que si uno arde en preguntas (gracias Artaud por inspirar mi nueva entrada) seremos menos boludos.





Porqué suspendieron la carrera?
Porque especulan con la tragedia que nos conmueve hasta la médula a los que somos personas de buena fé.






No había suficientes inscriptos?
Dentro del duelo nacional inventado por el CAVO se subió esta invitación para continuar inscribiendose a lo que ellos mismos denominaron en el marco de una "gran tristeza", lo que sería "una fiesta". Si había suficientes inscriptos, porqué no respetar el duelo en vez de seguir preparando "la festichola" y arengar a que se anoten más corredores? Claro, es clarísimo. Especular con una tragedia que les vino como anillo al dedo. 


Porqué Florencia Juarez borró con el codo, lo que escribió con la mano? 

La respuesta, la dejo a su criterio, estimado lector.
Quedan 7 días para "la fiesta". De esos 7 días, 3 son para el duelo. El próximo fin de semana, usted, tiene ganas de festejar algo?


El mundo se divide sobre todo, entre indignos e indignados, y ya sabrá cada quien de qué lado quiere o puede estar. Eduardo Galeano



viernes, 24 de noviembre de 2017

Hay que duelar a la sociedad y no al ARA San Juan!

En estos días, le pido a Dios que obre un milagro. Que los 44 tripulantes del ARA San Juan vuelvan con vida a tierra y que la vida les regale mucho tiempo con sus seres queridos.
En estos días, también le pido perdón a Dios por que recién ahora conozco poco menos que la décima parte de la historia del ARA, de la desidia, de la mentira que rodea esta tragedia. La mayoría de los argentinos debemos estar igual. Mal sorprendidos. Angustiados. Hartos. Estafados.


No hace un día todavía que fui atacada de la manera más vulgar por un grupo de "atletas" al exponer mis argumentos por no coincidir con la suspensión de una prueba pedestre que estaba programada para  este fin de semana, en las inmediaciones de la ciudad de Olavarría, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
La Organización del Evento hace menos de 24 horas anunció así: "Por las circunstancias nacionales se reprograma la Unión de Los Pueblos para el 10 de diciembre".
Después de mi exclamación de asombro, pregunté cuáles eran las circunstancias nacionales. Alguien tímidamente respondió: ...y debe ser por el submarino.
Pedí una información de la comisión de los organizadores (El Circulo de Atletas Veteranos de Olavarría, CAVO, los mismos que en el 2013 suspendieron  un ultramaratón de 100 km dos semanas antes de realizarse el evento)
Alguien de la comisión me respondió que se había decretado un duelo nacional por tres días, porque uno de los tripulantes del ARA era olavarriense y toda la comunidad estaba muy dolida: "Hola Susana, lamento mucho que te encuentres tan lejos de la situación de dolor nacional ( la verdad es que no se como hizo para saber a qué distancia me encontraba del dolor...pero bueno, decidí seguir leyendo) que estamos atravesando...la municipalidad con buen criterio (buen criterio? Un duelo nacional sin muertos? bueno...sigamos) para nosotros que integramos la comisión del CAVO, ha suspendido los festejos por el aniversario de la ciudad adhiriendo al duelo nacional (otra vez...ay ay ay) ..."
Al instante que manifesté con argumentos mi desacuerdo, una catarata de insultos hacia mí, fue la respuesta a un debate que hubiera podido ser altamente constructivo para todos los deportistas y para la comunidad toda.
Ya escribí demasiado en las redes y el tema me agotó sobremanera. Pero me tomaré el trabajo de dejar algunos de los "argumentos a favor" de la suspensión de la carrera y del duelo nacional. Y al final, una reflexión que hago mía.


 No dejen de leer el comentario de una mujer "deportista" que tiene un cargo público. Pareciera que como no puse en mi calendario esta carrera mi opinión no sirve, que es solo por enojo y reclamo, solo por estorbar. Ay, Florencia! 

Qué locura no? Nadie pudo más que repetir una "orden" municipal, ó en su defecto insultar. Tengo todas las capturas de pantalla pero no solo corrí mucho hoy y voy a correr mucho mañana, sino que considero que para muestra con 5 "botones" sobra . Lejos de poder pensar que el verdadero espíritu deportivo está hecho de una inagotable fuente de lucha,  fortaleza, esperanza y respeto por el otro, ésta es la gente que tiene ganas de pensar que "sufre" por la tragedia del ARA San Juan. Triste no? Triste la realidad del ARA y triste la hipocresía de abajo. Pero como dijo el Nano...nunca es triste la verdad, lo que no tiene remedio.

Para terminar, dejo esta reflexión leída por ahí, para que tengamos más cuidado, para que defendamos nuestras ideas, no desde el fanatismo, sino desde la cordura. Esta gente le es funcional al gobierno de turno, porque al no tener ideas propias, no molestan, y no ponen en riesgo sus reinados... Yo sí molesto. Y me encanta. Me encanta agitar. Soy una agitadora nata.

"Riesgoso, señora y señor, riesgoso es salir a la calle con los delincuentes que este gobierno deja circular libremente. Riesgoso es la opinión de médicos que sin la experiencia y conocimiento te indican un tratamiento generalizado sin un buen diagnóstico. Riesgoso es que por una causa partidaria rompen, impiden, cancelan, tiran a la basura lo extraordinario del deporte. Riesgoso es depender de ignorantes que rigen tu vida. Riesgoso es depender de inútiles para lograr un fin. Riesgoso es cancelar los sueños de una persona. Riesgoso es estar rodeado de riesgosos. Lo más peligroso de este mundo son los ignorantes, y convivir con ellos, eso sí que es riesgoso.

NO SOY YO CUANDO ME ENOJO

(solo se subirán comentarios que no contengan insultos. Si lo quiere hacer, hágalo bien y sin faltas de ortografía.)








jueves, 2 de noviembre de 2017

T A S H A (I Parte)

Allá, en los últimos días de noviembre del 2015 en la ciudad de La Plata, Argentina, el cansancio o el hartazgo, o las dos cosas, me acompañaban en cada paso que daba. Algo comenté en mi entrada anterior. Mi vida como ultracorredora, había cambiado cabalmente desde que decidí organizar ultramaratones en éste país. Algo se había desbalanceado. No podía discernir bien, qué había provocado ese vacío. Tal vez ver a ciertas personas abrirse de gambas. No lo sé. Y me metí bien para adentro. Pero era triste.

En ese cuadro de mi vida, y no creo que haya sido casual, aparece en mi página de inicio de Facebook, una tierna bolita peluda, junto a otros mininos. La publicación rezaba simplemente: "Regalo gatitos. Contactarse por privado." Pero la bolita peluda parecía que me miraba a mi y que me decía: "nos vamos a querer mucho. Te acompañaré adónde vayas. Siempre". Creo que tambien era un presagio...


Me resulta inevitable, interrumpir la escritura, porque se van cayendo lágrimas cuando recuerdo ese momento. Cuando miro esta imágen. Cuando escribo y ella continúa fiel a esa promesa que supo transmitirme. Porque mientras escribo Tasha está en mi regazo, ronroneando e intentando agarrar una lapicera para jugar. 

Tasha llegó a casa el mismo día que la ví por las redes, en una cajita de cartón, con un poquito de alimento desparramado y olor a pis. La saqué inmediatamente de esa caja. Con una mano la sostuve, y con la otra traté de calmarla, acaraciándola muy suavemente. . Estaba muy sucia, pero no me importaba.  La abracé tanto, tanto pero tanto, intentando tambien que algo cambie dentro mío. O que algo brote. La esperanza, el amor, la paz, la risa.

Y mi cuadro de vida, pasó a otro cuadro en ese instante. Tasha dejó de temblar en minutos. Supongo que el mundo ya no le parecía tan temerario, abrazadita a mí (o yo a ella). Estabamos en casa. Ese mismo día tuvimos que hacer algo audaz, inevitable: salir del hogar para visitar al veterinario. La llevé apretadita a mi. Y ella no puso resistencia. Porque me iba a acompañar a dónde quiera que vaya. Siempre.

Salimos de la veterinaria, con los primeros controles hechos. Aferradas una a la otra. Y transcurrieron así nuestros primeros días felices, divertidos y entrañables. Empezábamos a recorrer juntas una aventura que ni imaginábamos...continuara...








...es muy tarde para pedir perdón...

domingo, 29 de octubre de 2017

Una fiel superviviente

Dije adiós, que me estaba yendo, allá por finales del 2015. A empezar de vuelta, como empecé tantas veces. Ansiaba tanto empezar de vuelta. Sacarme la mochila de La Plata es Ultra. Hazlo de nuevo, hazlo mejor.
No quería  ni que me tragara la tierra ni nada parecido, pero necesitaba respirar. Sin embargo, algo pasó y cuando quise respirar profundo, de la mano de por ese entonces mi compañero (el subviviente, acabo de inventar esa palabra. Me encanta inventar palabras. A ustedes no?), soñar, construir juntos, me pasó un camión por encima. Pensé que no iba a poder levantarme nunca más.


No necesito sacarle la careta a nadie, ni regar de historias nefastas esta entrada. Pero las pasé fea. Fui, como se mal dice para estigmatizar a un grupo que lamentablemente es mayoría en esta Tierra, desde que el mundo es mundo, víctima de violencia de género en un lugar que desconocía pero que identifiqué en seguida, como lo es el norte argentino: los ha embrujado una cultura tan machista, como altaneras y retorcidas se mostraban sus cumbres (las que disfruté a más no poder).



 Y cuando digo esto, es porque también me tomé mucho tiempo para pensar, para llorar, para reencontrarme con los míos, para volver a retomar éste, mi blog, que contiene los momentos mas lindos de mi vida, momentos de lucha y de realización personal. No quiero decir con esto que es excluyente todo este mundo de porquería a la prepotencia, a la ignorancia, a la falta de coraje para tomar una postura firme al respecto. En todos lados se cuecen habas. Pero allá, por esos lugares dónde la brújula marca el norte, es fatal. Y horrible. Si no fuera por que a cada lugar, a cada tiempo lo salvan un puñado de hombres y mujeres que tienen el coraje de ser inactuales, nada tendría sentido.


Y como soy una superviviente de la violencia (como me gustaría nombrarme y que me nombren de ahora en más, y no una débil víctima de agresiones machistas, físicas y psicológicas, mas que nada me gustaría hoy dejar algún pensamiento sobre el coraje, la franqueza, y la fuerza que mueve montañas, el amor, el no dejar de soñar, atreverse, construir. Y volver a escribir. Sí, volver a escribir, a contar de mis nuevos anhelos. Porque es cierto. Soy una superviviente, y no soy  u n a  v i c t i m a  d e  v i o l e n c i a  d e  g é n e r o.


El rescate literal de toda esa mugre, lodo infame, vino de la fuerza, del amor, y las convicciones de mi familia, y de los que supieron ejercer el don de la amistad (viejos y nuevos amigos) y de mi desarrollado instinto de supervivencia, creo yo mucho gracias al deporte. Asi fue como vine a parar a la tierra que eligió mi madre para morir: la ciudad de Olavarría, el centro geográfico de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Llegué desvastada, perdida, vacía pero con unas palabras que resonaban mucho de uno de mis amigos de la escuela: "volvé liviana de carga". Asi llegué. Sin nada más, y como si fuera poco con Tasha, mi amada gatita. Ya contaré en otra entrada el periplo de mi heroína Tasha. Vale la pena. Porque es un ejemplo que nos viene bien a todos. Para mí, es el símbolo viviente de la lealtad, del heroísmo, de la nobleza, de la conquista, de la realización y de la paz...del amor, bah...


Hoy, y ya hace un poco mas de un año largo de mi "rescate" día a día, voy afirmando mi supervivencia con actos concretos. He vuelto a construir mi grupo de entrenamiento, reafirmo a mis entrenados de todo el país. He vuelto a entrenarme. Y hay musas, inspirando mi espíritu audaz para concretar otros proyectos que también ya iré contando. Todos tiene que ver con mi vida deportiva, que a la vez no solo lo sostiene mi supervivencia sino el amor de muchos.




En este camino nunca sentí que me soltaran la mano. Y eso me hace bien. Solo vivencié, quienes nunca me la sostuvieron, asi que no sufrí por ello porque no vale la pena. Me afirmé y me afirmé mucho. Esperando también ponerme fuerte porque sé que vendrán muchas batallas más. Porque al fin y al cabo, se trata de eso la vida. De ser un fiel superviviente.